Al seleccionar inversiones expuestas a los principales temas de crecimiento de la economía, uno de los errores que cometen los inversores, incluso muchos profesionales, es invertir en las exposiciones más conocidas o directas que puedan encontrar. Por ejemplo, la forma más popular de invertir en la revolución de los automóviles eléctricos, en los últimos cinco años, ha sido poseer acciones de Tesla, la empresa de automóviles eléctricos que casi todo el mundo conoce. Otro ejemplo es la mitigación del cambio climático, donde las empresas de energías renovables, como los fabricantes de paneles solares, han sido lugares muy populares para invertir.

El problema de esto es doble: en primer lugar, significa que el número limitado de estas inversiones puede llegar a ser tan popular que los precios de sus acciones suben de forma desproporcionada con respecto a la calidad de la empresa, y así se sobrevaloran. Una inversión sobrevalorada suele ofrecer una menor rentabilidad a largo plazo, por lo que nuestro trabajo como inversores es encontrar inversiones infravaloradas. En segundo lugar, invertir en estas ideas más concurridas limita el conjunto de oportunidades para nosotros. A menudo no hay muchas empresas de automóviles eléctricos o fabricantes de turbinas eólicas, por ejemplo, y con un conjunto de oportunidades limitado es difícil diversificar nuestras inversiones.

Una forma de evitarlo es hacer algo que en Dominion llamamos “subir por la cadena de valor”. En cualquier sector existe lo que se conoce como “cadena de valor”. Se trata de la cadena de servicios y productos que dan lugar a un producto final. Cada etapa de la cadena de valor suele ser una industria entera por derecho propio. Utilicemos uno de los ejemplos mencionados. Tesla es una forma muy conocida, y bastante concurrida, de invertir directamente en la tendencia de los automóviles eléctricos. Pero Tesla se abastece de muchas empresas que fabrican o son propietarias de los diseños de componentes complejos como paquetes de baterías, sensores, incluso productos para el interior, como los asientos. Luego están los sistemas robóticos automatizados en las fábricas de Tesla, y luego está el software con el que funcionan esas fábricas. Ya hemos tocado media docena de industrias distintas que facilitan la fabricación de automóviles eléctricos, y en cada una de ellas hay empresas en las que podemos invertir. Si Tesla vende más automóviles eléctricos, también demanda más de estos productos de segundo orden, servicios y software para producir más de esos vehículos, y así podemos seguir jugando con la misma tendencia, pero de una manera más inteligente, remontando la cadena de valor.

Y no tenemos que detenernos ahí. De nuevo, continuando con nuestro ejemplo, podemos subir otro escalón de la cadena de valor. Quién suministra a los fabricantes de componentes y a los proveedores de software, que a su vez suministran a Tesla y a otras empresas de automóviles eléctricos. En este caso, hay otro conjunto de proveedores que producen, por ejemplo, los motores eléctricos sin escobillas que van en el asiento del coche, o que codifican el software que los proveedores de componentes automotrices utilizan para diseñar sus productos. Una vez más, podemos invertir en estos actores de tercer orden que todavía están expuestos al crecimiento de la demanda de automóviles eléctricos.

Este proceso puede continuar hasta llegar al otro extremo de la cadena de suministro. En el caso de los automóviles eléctricos, esto nos lleva a las minas. Literalmente la cara de una mina de cobre, aquí es donde comienza el proceso en la producción de un automóvil eléctrico, en la cara de la roca de una mina en Perú, o Indonesia, quizás Chile, o Mongolia. Los metales que necesitamos para fabricar productos complejos como un automóvil eléctrico, o un panel solar, o un iPhone, se obtienen principalmente de las operaciones mineras que extraen este material de la tierra y lo procesan para producir metales como el cobre, el cobalto, el níquel y el acero, sin los cuales no sería posible ninguna de las tendencias de inversión a largo plazo en las que nosotros y cualquier otra persona invierte.

En el caso de algunas tendencias, como los automóviles eléctricos, los materiales de entrada, como el cobre y el cobalto, constituyen una proporción significativa del costo de producción. Esto significa que incluso en el extremo opuesto de la cadena de valor para su suministro, el aumento de la demanda del producto final (automóviles eléctricos) también aumentará sustancialmente la demanda del producto primario (cobre, cobalto). Esto significa que podemos invertir efectivamente en la tendencia en cualquier etapa de la cadena de valor, desde la producción de automóviles, pasando por el suministro de componentes, los servicios de software, hasta las minas que producen los metales primarios. Esto abre un abanico mucho más amplio de oportunidades en las que aprovechar la tendencia, y críticamente también significa que tenemos más posibilidades de encontrar un medio para invertir que esté menos saturado y ofrezca una valuación de entrada más baja para nosotros como inversores, mejorando así nuestras perspectivas de rendimiento de la inversión.

Esta forma de pensar puede repetirse en cualquier tema de inversión importante de la economía mundial. Por ejemplo, en el ámbito de la inteligencia artificial o la computación en la nube, los proveedores iniciales de estos complejos sistemas suelen ser grandes empresas tecnológicas como Alphabet (propietaria de Google) o Microsoft, y se trata de buenas empresas, sin duda. No rechazaríamos ser propietarios de ellas. Pero, una vez más, podemos remontar la cadena de valor. ¿Qué infraestructura y componentes necesitan Alphabet, Microsoft y otros para hacer funcionar estos sistemas de nube e inteligencia artificial? ¿Y el software necesario para diseñar y producir esos componentes? Hay todo un universo de empresas que hacen precisamente esas cosas, proveedores fundamentales de los gigantes de la computación en nube, propietarios de las tecnologías que hacen funcionar las computadoras que ejecutan los algoritmos de inteligencia artificial. Una vez más, al pensar en subir por la cadena de valor, abrimos un conjunto de oportunidades mucho más amplio para que nosotros, como inversores, juguemos la misma tendencia, pero de una manera mucho más inteligente.

Links: Post | Image

Disclaimer: The views expressed in this article are those of the author at the date of publication and not necessarily those of Dominion Capital Strategies Limited or its related companies. The content of this article is not intended as investment advice and will not be updated after publication. Images, video, quotations from literature and any such material which may be subject to copyright is reproduced in whole or in part in this article on the basis of Fair use as applied to news reporting and journalistic comment on events.

2 Shares:
También te puede interesar