La semana pasada, como parte de nuestra serie en curso sobre la inversión a largo plazo, introdujimos la idea de “subir por la cadena de valor”. Resumiendo: pensamos que los inversores que quieran exponerse a temas de crecimiento a largo plazo en la economía mundial, como la mitigación del cambio climático o la inteligencia artificial, deberían tener cuidado con invertir en las empresas de primera línea más obvias expuestas a esa tendencia concreta, que a menudo pueden estar saturadas y, por tanto, sobrevaluadas. Por lo general, las oportunidades de inversión menos saturadas y más interesantes cuando se invierte en tendencias de crecimiento estructural se descubren trazando y buscando inversiones dentro de la cadena de valor más amplia de los sectores pertinentes. Este proceso de construcción de un universo de empresas con diferentes exposiciones a la misma tendencia puede descubrir oportunidades de inversión diversas y atractivas a largo plazo con valuaciones mucho más atractivas.

Esta semana podemos aplicar esta metodología a un tema de inversión que afecta nuestras vidas, literalmente. La salud y el bienestar humanos son, sin duda, una de las tendencias de inversión más importantes que investigamos en Dominion. Realmente no hay nada más importante que la salud y la felicidad de nuestros amigos, familiares y compañeros de todo el mundo. También es una tendencia de extraordinaria magnitud, con muchas subtendencias que convergen para crear una megatendencia global que está transformando miles de millones de vidas.

Las tecnologías médicas nuevas y emergentes para tratar las enfermedades, el envejecimiento de la población, los mercados emergentes y el aumento de la riqueza mundial, el cambio de actitud cultural hacia el bienestar y la salud mental, la utilización de las tecnologías existentes para mejorar la calidad de vida. Todos estos cambios sísmicos en el mundo están ocurriendo al mismo tiempo y se traducen en una tendencia de inversión estructural a la que los inversores pueden exponerse: la de personas de todo el mundo que viven, en promedio, vidas más largas, más sanas y más significativas.

Como inversores, podemos formar parte de las soluciones a muchos de los problemas que impiden que todos los seres humanos tengan una vida larga, sana y plena. Cuando se compran acciones de una empresa que, por ejemplo, ofrece servicios de pruebas genéticas para ayudar a detectar y tratar el cáncer, o de una empresa dedicada a la investigación en fase inicial para descubrir nuevos fármacos para tratar la demencia, como inversor se está apoyando a esa empresa a través de las decisiones de asignación de capital, proporcionando efectivamente la base de capital para que esas empresas sigan invirtiendo en sus servicios y tecnologías. Como asignadores de capital, realmente podemos cambiar el mundo de forma positiva asignando inversiones a empresas que facilitan el cambio.

Trazar un mapa de la cadena de valor en la tendencia mundial de la salud y el bienestar es especialmente interesante, ya que, por la propia naturaleza de esta tendencia, tenemos que examinar desde la tecnología de vanguardia en medicina genética hasta las empresas que se ocupan de la salud de las mascotas (¡un perro sano hace mucho más feliz a su dueño!). Las empresas de robótica que investigan y desarrollan formas para que las personas con discapacidades puedan volver a caminar, las empresas que proporcionan los servicios para corregir los problemas de la vista, los proveedores de servicios de alta calidad para cuidar a las personas mayores, los proveedores de educación que forman a la próxima generación de médicos y enfermeras, incluso los fabricantes de los componentes utilizados en la producción de vacunas. Las cadenas de valor a las que podemos acceder profundizando en el tema de la salud y el bienestar humanos son increíbles por su alcance y amplitud.

A medida que las personas viven más tiempo, aumenta su necesidad de acceder a los servicios de salud y bienestar. A medida que la población vive más tiempo, la tendencia al “envejecimiento de la población” apoya el aumento estructural de la demanda de productos sanitarios relacionados y de todos los servicios que componen la cadena de valor más amplia ya comentada. Se trata de un poderoso y predecible motor de una tendencia de inversión, que además se refuerza por sí mismo. A medida que las tecnologías actuales y emergentes ayudan a las personas a vivir más tiempo y con más salud, se prolonga su vida y, por tanto, aumenta la futura demanda de salud y bienestar. Este bucle de retroalimentación positiva es un poderoso motor, si los inversores pueden exponerse a él, para componer los rendimientos de la inversión a largo plazo.

Tener una cierta exposición de la cartera a este tema también ofrece un beneficio adicional de mitigación del riesgo. La demanda de salud y bienestar tiene una baja elasticidad de ingresos y a menudo está subvencionada por los gobiernos. Esto significa que durante los periodos de incertidumbre macroeconómica, como los que estamos viviendo actualmente, la demanda de productos y servicios sanitarios y afines no suele verse afectada. Si a alguien se le diagnostica una enfermedad, buscará el mejor tratamiento que pueda encontrar y, cada vez con más frecuencia, será una compañía de seguros o un gobierno quien lo pague, por lo que el servicio o tratamiento en cuestión sigue siendo demandado, independientemente de lo que la economía pueda o no estar haciendo en ese momento.

Por lo tanto, tiene mucho sentido que los inversores miren sus carteras y se pregunten: ¿estoy adecuadamente expuesto en esta tendencia? Dada la incertidumbre que rodea a la economía mundial de cara a 2023, puede incluso tener sentido que los inversores se pregunten: ¿debería convertir la exposición a esta tendencia en una posición de inversión básica para mi cartera durante los próximos 12-24 meses? No solo para obtener una exposición a uno de los temas de crecimiento más interesantes que existen, sino también para ayudar a mi cartera a capear una perspectiva volátil e incierta para la economía mundial.

Links: Post Image

Disclaimer: The views expressed in this article are those of the author at the date of publication and not necessarily those of Dominion Capital Strategies Limited or its related companies. The content of this article is not intended as investment advice and will not be updated after publication. Images, video, quotations from literature and any such material which may be subject to copyright is reproduced in whole or in part in this article on the basis of Fair use as applied to news reporting and journalistic comment on events.

17 Shares:
También te puede interesar