En lo que podría considerarse un fuerte contendiente para la subestimación de la década, Jerome Powell dijo que la reducción de la inflación “puede causar algo de dolor”. Los participantes del mercado (tanto de bonos como de acciones), que ya están familiarizados con dicho dolor, no se sorprendieron por su comentario del jueves pasado.

Sin embargo, el presidente Powell no solo se refería a las tribulaciones del mercado, sino también a que la reducción de la inflación podría producirse a expensas de la tasa de desempleo. El desempleo se sitúa actualmente en el 3,6%, uno de los niveles más bajos desde la década de 1960. De hecho, el aumento de la tasa de desempleo será casi seguro necesario, ya que un mercado de trabajo demasiado tenso (muy pocos trabajadores que no pueden cubrir demasiadas vacantes) es un signo de una economía sobrecalentada y un motor fundamental de la inflación.

Sus comentarios se produjeron después de que en Estados Unidos se publicara un índice de precios al consumo (IPC) de abril ligeramente superior al previsto, con un aumento del +8,3% interanual, lo que supone un ligero descenso respecto al +8,5% de marzo. Por su parte, el IPC subyacente (es decir, el IPC sin las categorías volátiles de alimentos y energía) también se moderó hasta el +6,2% desde el +6,5%, pero sigue estando cerca de los máximos de cuatro décadas. La capacidad de la Reserva Federal para negociar un aterrizaje suave, es decir, para controlar la inflación sin provocar una recesión, depende, según Powell, de “factores externos”, es decir, de cosas que la Reserva Federal no controla.

La inflación, y la reacción de los bancos centrales ante ella, es y será la historia definitiva de 2022. Sin embargo, es importante no centrarse demasiado en las cifras de inflación y dedicarse a la “Fedología” constante, analizando el minuto de cada declaración de cada miembro del Comité de Mercado Abierto de la Fed. Al fin y al cabo, estamos hablando de un banco central que empañó gravemente su credibilidad con su postura de “inflación transitoria” de 2021 y que ahora está corriendo para atrapar la inflación y recuperar la credibilidad perdida. Es mejor entonces, quizás, considerar algunos de estos “factores externos”.

La mayoría son bien conocidos: las continuas secuelas de la pandemia de Covid (como la escasez de personal, los elevados precios de las materias primas y los cuellos de botella en la cadena de suministro); la guerra en curso en Ucrania, y los consiguientes aumentos de los precios de la energía y los alimentos, y la política de cero covid de China, que está haciendo que cientos de millones de trabajadores queden confinados en sus hogares y causen estragos en las cadenas de suministro mundiales.

De todas formas, si se observan los últimos acontecimientos y datos, queda claro que no todo son malas noticias. El crecimiento del comercio minorista en EE. UU. fue mejor de lo esperado, creciendo un +8,2% interanual, y excluyendo los automóviles aumentó un +10,9% interanual. Esto es significativamente superior a las tasas de inflación, incluso cuando los mercados tuvieron un temporal, pero violento tambaleo el martes después de los decepcionantes resultados del minorista estadounidense Target (para un análisis más detallado, vea nuestra nota de investigación sobre el consumidor estadounidense aquí). Esto es representativo de un consumidor estadounidense relativamente fuerte, lo que no es de extrañar si se tiene en cuenta que tiene un exceso de ahorros de 3,3 billones de dólares guardados en su cuenta bancaria y unos salarios en aumento. Sin embargo, observamos una debilidad anecdótica en el extremo inferior del espectro de consumidores: los que tienen rentas bajas, que son los que menos ahorran y los más susceptibles a los aumentos de costos.

En China se están levantando gradualmente las restricciones de cierre en las principales ciudades (sobre todo en Shanghái). Esto elimina un viento en contra del crecimiento y una importante tensión en las cadenas de suministro mundiales. También se avecina una política monetaria más relajada. El Banco Popular de China (el banco central del país) recortó un tipo de interés clave (el tipo preferente de los préstamos a cinco años) en una cantidad récord, como medida del gobierno para seguir estimulando el crecimiento.

Links: Post Image

Disclaimer: The views expressed in this article are those of the author at the date of publication and not necessarily those of Dominion Capital Strategies Limited or its related companies. The content of this article is not intended as investment advice and will not be updated after publication. Images, video, quotations from literature and any such material which may be subject to copyright is reproduced in whole or in part in this article on the basis of Fair use as applied to news reporting and journalistic comment on events.

7 Shares:
También te puede interesar