Esta semana, la falsa narrativa que queremos desafiar es sobre el tema de la inflación. Es difícil pasar por alto este tema, que cada vez forma más parte de la vida cotidiana de todos, además de tener un impacto significativo en los mercados de inversión. Después de haber permanecido en gran medida inactiva en el mundo desarrollado durante los últimos 30 años, la inflación ha subido muy rápidamente a su nivel más alto desde la década de 1980, tomando por sorpresa a los gobiernos, los bancos centrales y los consumidores de a pie.


Amplios sectores de la población del mundo desarrollado se enfrentan ahora a una “crisis del costo de vida”, ya que sus ingresos no están a la altura de la inflación en energía, alimentos y otros gastos de subsistencia. La situación que afrontan las personas con ingresos medios y bajos en el mundo en desarrollo es aún peor, con riesgos reales de que muchos no puedan permitirse comprar alimentos y otras necesidades básicas.
La alta inflación es una mala noticia para todos.

Por lo tanto, es muy importante comprender la causa de la inflación actual. Entender mal sus causas es arriesgado, ya que podemos promulgar políticas equivocadas en respuesta, exacerbando el problema. Es mucho lo que está en juego.

Esto nos lleva a nuestra tercera “falsa narrativa”, que pensamos que es fundamental desmentir, dada la amenaza inmediata para los medios de subsistencia y las vidas que supone la actual inflación.

Esta falsa narrativa es algo así: La invasión no provocada de Rusia en Ucrania es la causa principal de la elevada inflación actual. Ambos países son grandes exportadores de materias primas, especialmente en el caso de la energía y los alimentos. Como la guerra sigue interrumpiendo el suministro de estas materias primas al mercado mundial, los precios han subido y seguirán siendo elevados hasta que la guerra termine. Dado que esta guerra es, en última instancia, responsabilidad de un hombre (Vladimir Putin) y de su obscena ideología, y que la guerra ha provocado la inflación, en última instancia esta inflación es culpa suya. Si no hubiera invadido Ucrania, la inflación seguiría siendo baja y estable, y podríamos seguir con nuestras vidas. De ello se deduce que, si la guerra termina, la inflación también bajará significativamente y, potencialmente, dejará de ser un problema.
Esta narrativa es errónea, simple y llanamente. El hecho de que el gobierno de Biden repita sin pudor esta narrativa para obtener beneficios políticos es, para ser amables, indignante y sintomático de una presidencia que ha ido dando tumbos de una crisis a otra, sin asumir nunca la responsabilidad. Pero esta es una discusión para otro día.

Lo que hay que hacer es entender de dónde vienen los altos niveles de inflación actuales. ¿Fue culpa de Putin? Veamos las cifras. Los niveles de inflación se habían mantenido en o muy cerca del 1%-2% en Estados Unidos y Europa durante casi 30 años antes de la pandemia de 2020. Muchos economistas, líderes políticos y dirigentes de los bancos centrales llegaron a la conclusión de que la baja inflación era ya un elemento permanente de la economía moderna.

Pero esto empezó a cambiar en 2021. Las tasas de inflación de Estados Unidos saltaron por encima del 4% en abril de 2021, la lectura más alta desde 2008. Y la inflación siguió subiendo, muy por encima del 5% en julio de 2021, al norte del 6% en octubre, alcanzando el 7% a finales de año (las lecturas más altas en 30 años).


La invasión a gran escala de Ucrania por parte de Rusia comenzó el 24 de febrero de 2022.

La inflación ya alcanzaba sus niveles más altos en décadas antes de que comenzara la invasión. Sí, las tasas de inflación han seguido subiendo desde entonces, superando el 9% en junio de este año. Y, sí, el aumento de los precios de los alimentos y la energía como resultado de la guerra es casi seguro un factor que contribuye a los niveles actuales de inflación.

Pero, y este es el punto crítico, la guerra no fue la causa de la alta inflación. Ya teníamos un grave y creciente problema de inflación antes de que empezara la guerra. Todo lo que ha hecho la guerra es exacerbar una inflación preexistente. El fin de la guerra, por tanto, no resuelve necesariamente el problema de inflación subyacente.

¿Qué es lo que ha provocado este ciclo de inflación, el peor desde la década de 1970-1980?

En respuesta a la pandemia, los bancos centrales del mundo imprimieron mucho dinero. La impresión de dinero, al menos históricamente, ha sido inflacionaria. Cerca del 30% de los dólares que circulan hoy en el sistema financiero mundial fueron impresos en los últimos dos años. No es una coincidencia, diríamos, que muchas de las cifras de inflación a dos años de activos como la vivienda, o incluso de bienes de consumo personal como los autos o comer afuera, hayan visto aumentar los precios en un 30% aproximadamente. Todo ese dinero nuevo tenía que encontrar un lugar donde ir.

Luego, con la recuperación económica de la pandemia de COVID ya muy avanzada el año pasado, los mercados laborales del mundo desarrollado se acercaron rápidamente al pleno empleo. La escasez de mano de obra ya se estaba convirtiendo en un problema en algunos sectores de la economía a principios del año pasado. En esta economía caliente, con una capacidad limitada para aumentar la oferta, el gobierno estadounidense decidió bombear un estímulo fiscal de 1,9 billones de dólares (financiado con deuda e impresión de dinero por parte del banco central estadounidense). Impulsando aún más una economía ya caliente y casi a plena capacidad.
Los principales bancos centrales, encabezados por la Reserva Federal de EE. UU., respondieron demasiado tarde a esta situación. El manual habitual para reducir la inflación en una economía caliente es subir los tipos de interés. El momento de hacerlo es crítico, si se espera demasiado, la inflación puede quedar fuera de control al empezar a cambiar las expectativas de los participantes en la economía. Si la gente empieza a pensar que la inflación seguirá siendo alta, exigirá salarios más altos y cambiará sus hábitos de gasto, lo que afianzará la inflación durante más tiempo y creará un “ciclo de inflación”. La mejor respuesta a esto es que los bancos centrales suban las tasas de interés pronto.

Desgraciadamente, los bancos centrales llegaron tarde a la fiesta, de nuevo, liderados por la Fed, que mantuvo las tasas en sus niveles más bajos de la historia hasta 2021, continuando de hecho con el estímulo de la economía a través de la política monetaria a pesar del aumento más rápido de la inflación en Estados Unidos en más de 40 años. Esta respuesta complaciente nos está costando ahora.

El exceso de estímulo en una economía caliente, seguido de una respuesta lenta por parte de los bancos centrales, fue probablemente también la causa del ciclo de inflación de los años 70.
Siempre tratamos de terminar estos mensajes con una nota optimista, pero lamentablemente en este caso, el mensaje es el de una mala gestión económica que causa una alta inflación, con líderes políticos en Occidente que se niegan a asumir la responsabilidad y en su lugar se pasan la pelota.

Esperemos que la tardía respuesta de los bancos centrales para combatir la inflación funcione. Hemos visto que los precios de las materias primas y otros insumos han bajado significativamente desde los máximos de los últimos meses, y esto puede indicar que pronto habrá un descenso de la inflación. Pero los inversores también deberían estar preparados para que la inflación siga siendo un problema durante más tiempo del previsto, ya que la historia nos muestra que estos ciclos de inflación a veces pueden prolongarse.

El truco consiste en centrar las inversiones en activos en los que la inflación, sea alta o baja, no sea un problema importante para el valor a largo plazo de lo que se invierte. Seguimos pensando que las empresas de alta calidad y en crecimiento, que cotizan a valuaciones razonables, ofrecen un puerto seguro para que los inversores esperen a que pase la tormenta.

Links: Post | Image

Disclaimer: The views expressed in this article are those of the author at the date of publication and not necessarily those of Dominion Capital Strategies Limited or its related companies. The content of this article is not intended as investment advice and will not be updated after publication. Images, video, quotations from literature and any such material which may be subject to copyright is reproduced in whole or in part in this article on the basis of Fair use as applied to news reporting and journalistic comment on events.

23 Shares:
También te puede interesar